miércoles, 5 de septiembre de 2018

(Diario) 5 de septiembre de 2018



Comentando a Leibniz, Heidegger escribe: «El reflejar no es un reproducir estático y rígido, sino que a su vez, en cuanto tal, es él mismo un impulsar hacia nuevas posibilidades de sí mismo que ya están prefiguradas.» Los escritores realistas del XIX pretendían reflejar la realidad. Acaso sea posible retomar su intención y añadirle una continuación fundamental: escribimos para reflejar la realidad y, así, impulsamos nuevas posibilidades ya prefiguradas. Escribir no es reproducir la realidad, sino reflejarla con este matiz. Impulsando la realidad hacia nuevas posibilidades, lo que surge es un material imprevisto, improbable, definitivamente bello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario