sábado, 21 de julio de 2018

(Diario) 21 de julio de 2018



Como supongo que le debe ocurrir a cualquier chico de mi edad que aún no se haya emancipado, veo urgente irme de casa de mis padres. No tengo una mala relación con ellos, pero me siento como si no pudiera respirar. ¿Cómo desplegarme? Me temo que, el día que tenga la libertad para hacerlo, trataré de desplegarme y de dentro de mí tan solo saldrá un gran vacío. ¿Cómo se llenan las personas? ¿Cómo encuentran el contenido de su interior? Noto que tan solo soy exterioridad, lo que los demás ven. No sé si puedo seguir creciendo. En el caso de que la respuesta sea afirmativa, quizá solo pueda seguir creciendo en la dirección equivocada, como una enredadera que se dirige irremediablemente hacia el suelo.
Salí el fin de semana pasado, esta semana y mis amigas esperan que salga este sábado también, ¿pero para qué? A veces, preguntarse el porqué de lo que hacemos es absurdo. Otras veces, preguntárselo conduce a ver el absurdo de todo.
Hace semanas que no escribo con cierta extensión, con intensidad; es como si me hubiera deshecho de mi pasión como alguien vendería un abrigo viejo y ya demasiado usado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario