domingo, 10 de junio de 2018

(Diario) 10 de junio de 2018



Es domingo. Voy a buscar el pan. Cuando vuelvo a casa, a la altura de mi antiguo colegio, encuentro una gaviota que sujeta una paloma viva con el pico, mientras esta aletea. La lucha es horrorosa. Ni la gaviota grazna ni la paloma arrulla; forcejean en un silencio espeluznante.


«El cor més cruel no pot ser sord al vagit del feble, a la mirada dolcíssima de la innocència.» (Narcís Oller, La papallona, Barcelona, Edicions 62 s.a., 2015, p. 100). Qui pronuncia aquestes paraules és la Toneta, la protagonista de La papallona i víctima de la injustícia que hi ocorre. Malgrat haver sigut traïda per qui havia dit estimar-la, hi manté una fe cega. Podria estar plena de ressentiment, però, al contrari, creu irracionalment, apassionadament, sense arguments, en la bondat dels homes. La seva actitud em fa pensar en el que Josep Maria Esquirol havia dit en una entrevista recentment: «Desde siempre se ha dado una conexión entre las gentes sencillas y los verdaderos sabios. El nombre de tal conexión es humildad.»

«La risa es lo propio del hombre porque el hombre es el único animal que se toma en serio: la hilaridad denuncia a lo falso serio en nombre de lo verdadero.» (Jean-Paul Sartre, El idiota de la familia, Buenos Aires, Editorial Tiempo Contemporáneo, 1975, p. 189).

No hay comentarios:

Publicar un comentario