martes, 1 de mayo de 2018

(Diario) Primero de mayo de 2018



Esta tarde, ingresan a papá en el hospital para hacerle una arteriografía. Por la mañana, ha bajado a la tienda con mamá; me han dicho si quería acompañarles porque, por el camino, se detendrían en una cafetería a tomar chocolate; les he dicho que no. ¿Me arrepentiré de mi negativa? ¿Una arteriografía puede conllevar riesgos? Tomar malas decisiones es fácil; no decidir, todavía más. Ese es —y me temo que seguirá siendo— mi error.
Antes de que ingresen a mi padre, almuerzo familiar. Yo estoy en mi cuarto, fingiendo que estudio. Me cuesta respirar. Quiero huir. La situación me resulta asfixiante aunque no acabo de comprender por qué. Tengo la frente caliente. No puedo concentrarme en nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario