domingo, 1 de abril de 2018

(Diario) Primero de abril de 2018



Hay bastante consenso al decir que las últimas películas de Wim Wenders son una mierda, con la salvedad de sus documentales. No sé, Todo saldrá bien no me pareció que estuviera tan mal como los críticos afirmaban. Ahora, leo una crítica del último largometraje del cineasta y me topo con el siguiente comentario: «una ingenuidad que impide distinguir lo importante de lo superfluo.» Es terrible. Hace que me entren ganas de ver la peli. Es tan descarnado que lo podría haber dicho G. a propósito de mis textos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario