viernes, 30 de marzo de 2018

(Diario) 30 de marzo de 2018



Anoche, salí de fiesta con Maria y Paula por Clap. Al entrar, me pidieron que me quitara los anillos que llevaba: obedecí; una vez estuve dentro de la discoteca, me los volví a poner. No recuerdo cuánto bebí. Bailé frenéticamente. Un chico, Pau, se me acercó y fuimos a hablar a la terraza: me quedé pensando en él toda la noche. Me acosté a las ocho de la mañana. Me he pasado todo el día durmiendo. Acepto la vida tal como se me muestra.
En la discoteca, llego a capas de mí que no son visibles durante el día. El alcohol anula mis inhibiciones. La música acaba con mis pensamientos. Apenas queda consciencia: solo hay cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario