domingo, 18 de marzo de 2018

(Diario) 18 de marzo de 2018



«Ya no valgo para nada | no me quedan más palabras para hablar», canta Guille Milkyway. ¿Qué hay en estos dos versos que noto que se vincula tan íntimamente conmigo mismo? Quizá es ese saber que, si bien la vida no tiene un sentido dado, tampoco he hecho el esfuerzo de convencerme de que podía darle un sentido yo mismo y, así, convertirme en alguien útil. ¿De dónde saca su resolución la gente que me rodea? Se mueven con seguridad, como si sus vidas fuesen las auténticas. Y, sin embargo, unas vidas se contradicen con otras; unas opiniones se confrontan a otras; las diferencias nos alejan como en una gran explosión interior, a pesar de que en las ciudades todos estemos tan juntos, tan apretados, tan hartos los unos de los otros, deseando huir a un paraíso desierto que nunca llegará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario