miércoles, 14 de febrero de 2018

(Diario) 14 de febrero de 2018



Por las noches, cuando no puedo dormir, me repito a mí mismo una serie de palabras. Acostado en la cama, con el edredón rozándome la nariz y los ojos apretados, me digo: «Tranquilidad, bondad, bienestar, serenidad, humildad...» Y, así, las palabras que se refieren a mis preocupaciones del día a día desaparecen. Esta cantinela no siempre me funciona, pero contar ovejas tampoco se ha probado muy útil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario