viernes, 19 de enero de 2018

(Diario de adolescencia) 19 de enero de 2018



Ayer por la tarde, fui a la presentación de Fer-se totes les il·lusions possibles, el inédito de Josep Pla, en Dòria Llibres. No me la podía perder. Fue una hora fantástica. Quedó demostrado que la posteridad de Pla ha sido muy dulce: sigue teniendo lectores y figuras expertas en su obra. Es, su posteridad, muy distinta a la de Francisco Umbral. Umbral está quedando en el olvido e incluso una de las editoriales que lo editan —o lo editaban— estuvo a punto de quemar sus ejemplares no vendidos. He leído en alguna parte que su olvido se debe a aquella famosa aparición en televisión en que soltó una boutade bastante incómoda: esa es una afirmación que huele a moralina, como si ser o no ser recordado fuera en función de haber hecho o no haber hecho declaraciones excéntricas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario