miércoles, 31 de enero de 2018

(Diario) 31 de enero de 2018



No busco el éxito literario. El éxito literario lo obtuve cuando escribí mi primer relato, cuando me propuse crear una historia y conseguí delimitarla entre un comienzo y un final. No es lo mismo el éxito que la fama: la fama es mi cuenta pendiente. Soy consciente de que quizá solo la fama me permitiría vivir de la escritura. Puesto que siempre he tenido problemas para atraer a la gente —soy como una piedra, cero magnetismo—, me pregunto cómo captar la atención del público. Querría no tener que preocuparme por este problema, pero siento el deseo profundo de vivir de mi obra —vivir, así, en mi obra— y, además, de ser reconocido, de recibir por parte de los lectores la cercanía que siempre me ha costado encontrar en las personas que me eran próximas físicamente.
Por la tarde, voy a una presentación en la librería Calders. Me acompaña Francesc Barnes. Tomo una copa con Francesc en La Llibertària y vuelvo a Mataró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario