miércoles, 20 de diciembre de 2017

(Diario de adolescencia) 20 de diciembre de 2017



Ayer, por la tarde, tomé un café con Marian. ¿Quién es Marian? Conocí a Marian el curso pasado, en la facultad. Estaba entre primero y segundo de Filología Hispánica. En septiembre, sin embargo, me enteré de que había dejado el grado momentáneamente y se había ido a Irlanda a cuidar a niños con tal de ganar algo de dinero. Parece ser que la familia que la acogió en Irlanda decidió prescindir de sus servicios un mes y medio después de haberla contratado y tuvo que hacer lo imposible para hallar una nueva familia que la necesitase. La encontró en Wimbledon, que es donde ha estado viviendo hasta ahora. Ha venido a pasar la Navidad en Barcelona. La he visto bellísima; se ha puesto henna en el cabello y, según me contó, lo único que le falta es alisárselo: una vez lo haya hecho, ¿qué le quedará por proponerse? Lo desconozco. Admito que, con el cabello lacio, será escandalosamente guapa.
Quiso describirme la sociedad inglesa como una sociedad clasista y racista. Dice que creía que Londres era el lugar de sus sueños y que, ahora, está deseando volver a Barcelona. La familia que la ha acogido en Wimbledon considera que España es el mejor país del mundo porque, pese a sus deficiencias, es alegre y abierto. Parece que la consciencia de que hay una España profunda tan solo la tenemos quienes vivimos aquí; igualmente, ese concepto de la España profunda debería revisarse en la medida en que las redes sociales han cambiado los hábitos tanto de quienes viven en el campo como de quienes viven en la ciudad.
Marian me asegura que retomará la carrera el curso que viene. Estoy deseando verla de nuevo por la universidad. Nos despedimos con un abrazo generoso, sabiendo que no nos volveremos a encontrar hasta el verano viniente o más tarde. Hablar con ella me ha hecho recordar algunas de las experiencias delirantes del curso pasado; soy tan dramático que aprovecho hasta la oportunidad más exigua para sentirme nostálgico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario