(Diario de adolescencia) 8 de febrero de 2017



Es absurdo considerar que un texto es como es porque su autor tiene pretensiones. En realidad, la cantidad de circunstancias y reflexiones que hacen que un texto sea como es impide que podamos usar el argumento de la pedantería para despachar a un autor; es simplista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario