(Diario de adolescencia) 8 de abril de 2017



Leyendo a Josep Maria Esquirol, me siento como un niño que da la mano a su padre para aprender a caminar. Cuando cierre el libro, será como si ese padre me soltase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario