(Diario de adolescencia) 29 de enero de 2017



Esta tarde, he ido a tomar una copa de vino con Elena ―en realidad, habíamos quedado para merendar, pero no me apetecía nada más. Me ha contado con detalle cómo fue la ruptura con su ex. Hecho dramático, aunque es una chica con inteligencias tan diversas y profundas que lo sobrellevó con entereza. Pasan los años y sigue pareciéndome admirable en todos los sentidos. Ojalá pudiese ser como ella sin dejar de ser yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario