(Diario de adolescencia) 28 de enero de 2017



Ayer por la noche, con Alicia, fui a ver el Werther de Massanet en el Liceu. Para volver a Mataró, tuve que coger el tren a las once y media, de manera que me encontré con la marabunta de adolescentes que iban hacia las discotecas del Maresme. Agobio considerable, una de las situaciones más angustiantes y enlatadas de los últimos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario