(Diario de adolescencia) 27 de enero de 2017



Escribo, ni mucho ni poco ―aunque menos de lo que debería. Dos páginas y media de La fuerza de lo que no será; me detengo a la mitad de lo que suelo hacer cada día (es decir, cinco páginas) porque hoy no tengo muy claro cómo continuar.
Corrijo el relato Todo me ha sido dado. Hablo con I; los días de tranquilidad y bienestar han vuelto. No tengo clase en la uni hasta el seis de febrero, aunque dudo de que estos días que quedan sean suficientes para acabar la novela y empezar las correcciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario