(Diario de adolescencia) 26 de febrero de 2017



Lo que llego a gastar cuando salgo de fiesta es un disparate. La noche de ayer me costó cara: un Puerto de Indias con Red Bull (siete euros) y una cerveza Voll-Damm (cinco euros). Además, Paula y Maria me pagaron tres chupitos porque me debían dinero: uno de Jägermeister, uno de ron y uno de tequila (el tequila sigue sabiéndome a jamón dulce).
¿Y bien? Hoy me he despertado a las once y media, después de haber llegado a las cinco, y me he sentido mal porque, cuando volvía con Paula y Maria, me dolía la cabeza y cerraba los ojos como si intentase dormir, ignorándolas. Me iba preguntando a mí mismo: «¿En serio tendré que viajar a Berlín con ellas dos?» Después de hacerme esa pregunta, me venían unas ganas inmensas de amarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario