(Diario de adolescencia) 20 de marzo de 2016



Había pensado en escribir un relato que tratase de un hombre. Un hombre que hubiese intentado volver su propia vida tan excelente como sus circunstancias le permitiesen. Un hombre, por lo tanto, que buscase hacer de su propio día a día una cosa tan intensa que fuese envidiado por quienes estuviesen a su alrededor. Automáticamente, me he deshecho de esta planificación. Al darme cuenta de que no estaría haciendo más que una caricatura de mí mismo, me he avergonzado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario