(Diario de adolescencia) 2 de junio de 2017



Por la mañana, hago un trabajo sobre la última novela de Raül Garrigasait. A ratos, escucho Traketeo de Ms Nina. Por la tarde, me subo a la bicicleta estática; a los veinte minutos, suena un fuerte estruendo. Mierda. La bici se ha estropeado. Tenía pensado pedalear durante tres horas. ¿Qué voy a hacer? Hace menos de un año que me la compré y, de un tiempo a esta parte, lo único que se ha mantenido constante en mi vida ha sido este acto: leer mientras pedaleo. Me cabreo y salgo a pasear por el centro. Voy a la mercería de mis padres y espero a que cierren la persiana. Subimos juntos a casa, hablando, rozando la tensión a veces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario