(Diario de adolescencia) 2 de diciembre de 2016



Nueve de la tarde. Mis padres aún no han llegado. He cenado por adelantado porque no querría tener que ponerme a comer en presencia de mamá. Enciendo mi ordenador y busco una versión pirata de The day he arrives, dirigida por Hong Sang-soo. Es de las pocas pelis del coreano que me quedan por ver. Su opera prima me llama la atención pero no hay forma de conseguirla.
Sungjoon es el protagonista. Como la mayoría de protagonistas de Hong, es director de cine. No sé si yo podría escoger los personajes de mis historias de un modo diferente a como él lo hace. Si escribo sobre estudiantes y escritores es porque no he conocido otros tipos de personas en profundidad.
La simplicidad de los diálogos me asombra. Es verdaderamente difícil escribir con sobriedad y claridad. Hay dos clases de personas que lo consiguen: las que son escritores talentosos y trabajadores y las que no son escritores. El resto de personas escriben pretenciosa y confusamente porque pretenden ser escritores sin entregarse plenamente al acto de escribir.
Hay una teoría que recorre toda la película: las mujeres tienen tendencia a ir hacia los extremos, de manera que, si a una le dices que es fría por fuera pero cálida y emocional por dentro, acertarás y la mujer misma te dará la razón. «El secreto es presentar los dos extremos», dice un personaje; «Caemos en el juego a causa de nuestras tendencias opuestas», responde otro. No creo que este fenómeno tan solo ocurra en las mujeres.
Cuando acabo de ver la peli, son las diez y media. Debería acostarme. Mañana quiero escribir. Si me acuesto ahora y me despierto a las seis, habré dormido unas siete horas. No estoy seguro de que sea suficiente, pero durmiendo nueve horas tampoco creo que note la diferencia. Lo realmente duro era cuando dormía cinco horas y no entendía ni una palabra de los libros que leía.
I no sabe si podremos quedar mañana por la tarde. Ha deshecho la cita que teníamos para el próximo lunes. Lo amo de una manera temperada y silenciosa, aunque, si ahora quisiera cortar conmigo, me destrozaría por dentro.
Mañana tengo que escribir sobre la nueva finalidad que le quiero dar a este diario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario