(Diario de adolescencia) 14 de septiembre de 2015



Ayer estaba deseando que llegase el día de hoy, lunes. Ahora, diez y media, solo faltan noventa minutos para que entre en el colegio. Lo espero con ganas, pero todavía quiero más que llegue el martes y las cosas cobren un poco de normalidad.
En realidad no estoy en el autobús, estoy en un callejón sin salida. Miro a mis lados y veo ventanas. A través de ellas, unos paisajes se deslizan como pergaminos desenrollándose. Pero yo no me siento en movimiento, no creo que exista una parada idónea para bajarme. El peaje entre Mataró y Barcelona me da la oportunidad de respirar: compruebo que no estoy temblando, sino que son las vibraciones del autobús las que me dan esta sensación de nerviosismo. No acabo de entender mi propio miedo a ponerme nervioso, y, sin embargo, agradezco este paso que he hecho el último año de la timidez más temblorosa a la tranquilidad. Me digo que no hay fieras que quieran comérseme y me convenzo tanto de que es así que casi me duermo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario