(Diario de adolescencia) 12 de octubre de 2016



No sé qué tiene la lluvia cuando la miro desde la ventana de mi habitación, pero me da la sensación de que, a la vez que barre la porquería de las calles y edificios, me deja a mí mismo como nuevo. Siento que se desliza por dentro de mí, mientras la veo claramente en el exterior, cayendo al suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario