(Diario de adolescencia) 11 de febrero de 2017



Salí con Maria y Paula. Pagué mi parte de una jarra de vodka con lima (tres euros), un chupito de vodka (un euro) y la entrada a Miracle, que incluía una consumición (cuatro puñeteros euros). Ocho euros en total. ¿Por qué me falta más dinero del que me gasté? No entiendo nada. Por suerte, no ha habido resaca. Me he despertado a las doce y media, después de haber llegado a las cinco. Leo a Proust.
Me dejo dominar demasiado por la opinión de la gente como para escribir poemas. Aunque la poesía está en el origen de la literatura, actualmente, los poetas tienen una mala fama bastante generalizada; socialmente, se valora más escribir libros en prosa. Así pues, envidio un poco a quienes escriben poemas porque siento que nunca tendré la suficiente fe en mí mismo (ni el talento, claro está) para hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario