(Diario de adolescencia) 10 de junio de 2017



Hay días en que, siendo positivo, sé que soy insignificante. Hoy no es uno de esos días. Desearía grandeza ―una grandeza imaginaria, claro. Desearía dominar, de la misma manera que quería estar por encima de mis compañeros cuando era un niño y veía una barrera que me separaba de ellos. Solo he salido de casa para ir al gimnasio. En casa, me paso casi todo el día con el móvil; encuentro fotos en las redes sociales de gente que vive. ¡Qué fácil se me hace vivir cuando ignoro que hay otros estilos de vida posibles, que hay tantas vidas que admirar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario