(Diario de adolescencia) Primero de junio de 2013



Casi todas las fiestas de graduación a las que he asistido han sido iguales: ovejas trajeadas encerradas en corrales disfrazados de claustros universitarios con mil mesas redondas repletas de canapés fríos y deliciosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario