(Diario de adolescencia) Primero de septiembre de 2013



Espero terminar este mes vistiendo chaquetas, o mejor aún, bufandas y abrigos.

Una del mediodía. Me cuesta lo suyo concentrarme y, si a esto se le suma la complejidad de los libros que leo, puede deducirse que el silencio es algo que agradezco desde lo más hondo de mi corazón. A todas horas y en cualquier momento. La tranquilidad y el único ruido de una hoja cayendo del árbol o un rebaño de estas siendo arrastradas por el viento me parece… encantador.

En Rusia está sucediendo algo horrible que puede mascarse desde el sur de Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario