(Diario de adolescencia) Medianoche, del 8 al 9 de septiembre



Me he propuesto ser más natural a partir de ahora. Voy a intentar, poco a poco, dejar de fingir un papel que no me corresponde interpretar y volverme hacia mi alma. Sin embargo, no creo que vaya a conseguir librarme del teatro y lo dramático de mí mismo, pues siento todo esto como el opio o cualquier otra droga para cuyo consumidor «desengancharse» sea una cuesta abajo de la que puede salir herido.

No sé si estoy desvariando o si los lectores que me lean van a entender lo que digo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario