(Diario de adolescencia) 9 de abril de 2015



La Semana Santa ha terminado y afronto este nuevo trimestre con mucho más desánimo que los anteriores. Siento que estos días de vacaciones no me han servido más que para rechazar un proyecto grande que tenía entre manos. Y, además, la promoción de Feo y descalzo me ha tenido tan distraído que no he podido leer tanto como quería.
Una lástima. Veremos si esta falta de esperanzas contribuye a que el trimestre sea maravilloso. Tan solo falta seguir hasta junio. Entonces, podré empezar las novelas que ya tengo en mente. Por ahora, me conformaré con hacer algunos esbozos de estas y algunos relatos para no perder la práctica diaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario