(Diario de adolescencia) 6 de abril de 2014



Esta mañana, he comentado a mi padre que tenía ganas de ir a ver una película, El desconocido del lago. Había leído ya muchas críticas positivas sobre ella, y está claro que no puedo resistirme a un drama que ha sido galardonado en Cannes.
Me ha sorprendido que mi padre me lo intentara impedir. Ha dicho que es «inapropiada». ¿«Inapropiada» para quién? ¿Para mí? Tengo dieciséis años. Sé lo que es el cine queer y todas esas historias.
He visto con nuevos hijos a mi propio padre. Siempre había creído que era tan abierto, libre… Entiendo que un padre siempre sienta la necesidad de proteger a los suyos, pero no pensaba que el mío fuera de ese tipo.
Punta derecha del nudo
Respiras hondo,
Te relajas,
Dejas de tensar
Cada músculo
De la cara.
Te has dado cuenta
De que, en realidad,
Eso que parecía tan difícil
Es coser y cantar,
Preparar un bikini,
Cocinar una tortilla
A la francesa.
Porque la vida se viste
Con ropas sencillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario