(Diario de adolescencia) 5 de abril de 2015



Idiotas todos los adultos que me enseñaron a ser alguien moderado. Quisiera ser radical en más ocasiones, pero en algunas ya ni siquiera me atrevo. Es un camino difícil, el de defender ciertas ideas y practicarlas hasta el agotamiento. Se debe confiar hasta el infinito en ellas. Querría limitarme a escribir, pero me han educado desde niño para que, además, ponga la mesa, estudie, hable, sienta…

No hay comentarios:

Publicar un comentario