(Diario de adolescencia) 31 de agosto de 2013



Nueve de la mañana. Me siento atacado en mi propia casa. Tal vez sea esta la razón por la que me siento más cómodo y confiado con amigos, y no con mis familiares más cercanos.

En cuando me jubile, dedicaré mis últimos años a instruir a los travestís barceloneses en las humanidades. Travestís humanistas. El tercer sexo del que hablaba Platón volviendo a liderar el mundo, compitiendo contra los dioses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario