(Diario de adolescencia) 28 de marzo de 2015



Anoche fui a ver tocar a Pau Vallvé con María. Tan solo una guitarra, un looper y su voz. No necesitó más. Eso y una flaca teoría del artista que explicaba entre canción y canción. Me llevaba una mano a la cara, cuando lo hacía, e intentaba disimular la sonrisa que me provocaba su estilo al hablar.
Los aplausos del público no estuvieron a la altura del concierto, aunque ¿quién soy yo para decir esto? Si siempre que aplaudo me doy cuenta de lo huecas que pongo las palmas de las manos y eso impide que los golpes suenen lo más mínimo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario