(Diario de adolescencia) 25 de febrero de 2014



Cada vez le doy más importancia a la modestia, y más ahora que estoy leyendo a Josep Pla (El quadern gris, en concreto). No me importaría convivir con egocéntricos, pero, sin duda, lo que no soportaría sería estar bajo las órdenes inexistentes de uno de estos.
También estoy empezando a valorar más los autores que escriben de una forma llana y sencilla. Será que me he dado cuenta de que lo difícil no es escribir como un intelectual, sino evitar creerse que se lo es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario