(Diario de adolescencia) 25 de agosto de 2014. Once de la mañana



De diez a once y cuarto, me he dado un baño. Con la cuchilla de mi madre, me he afeitado el culo y los muslos. Luego, escuchando Hey Joe, me he metido los dedos dentro del culo. Solo dos y muy lentamente, haciendo círculos. No he podido más. He acabado masturbándome.
Estoy pensando en tomarme estos baños como un hábito, e irlos repitiendo cada sábado o domingo por la mañana. Si quiero convertirme en un gran descubridor, antes tendré que descubrirme a mí mismo, ¿no?
Ahora seguiré con la corrección de la novela. Este es mi primer lunes de «trabajo» (no estudiantil) después de las vacaciones. Estoy deseando tener esta historia terminada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario