(Diario de adolescencia) 25 de abril de 2015



Pasé muchísimo tiempo buscando la manera de convertirme en más de una persona o, en otras palabras, de vivir más de una vez, pero sin hacer lo mismo en una vida que en otra. Incluso cuando era pequeño y compraba casas de juguete, veía en las muñecas con las que se habitaban la oportunidad de tener varios roles, más de un punto de vista en la misma historia.
Podría decir que, creando personajes literarios, he acabado canalizando este deseo, pero no es exactamente así. O bien el método no funciona o bien mis personajes no tienen la suficiente profundidad como para llenar este vacío que hay dentro de mí. Seguiré investigando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario