(Diario de adolescencia) 18 de febrero de 2014



Soy completamente consciente que estoy viviendo un momento histórico. No sé aún qué opinar sobre el proceso de independencia catalán, pero, a medida que estudio Historia, me inclino más hacia el lado independentista.


Me siento bastante agridulce. Por un lado, esta tarde he adelantado con mis nuevos relatos, y, por el otro, a una de las chicas con las que iba a ir al concierto de The Pretty Reckless le han prohibido ir. Tenemos quince años, casi dieciséis. Esto suena mucho a adolescente repelente en la época del gallito, pero no hay otra forma en que pueda decirlo. No entiendo cómo puede haber padres tan poco permisivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario