(Diario de adolescencia) 15 de febrero de 2014



El otro día reconocí en un ejercicio de comprensión lectora de la clase de catalán un texto de Josep Pla. Me llenó de satisfacción hacerlo. Cosas como esa me demuestran que no solo avanzo como escritor, sino también como lector.
Me encantaría parecerme un poco más a Josep Pla, que mi estilo fuese bastante más sencillo de lo que es. Mi pedantería llegó a un punto tan alto que, a partir de entonces, solo deseé ser sencillo, reducir un poco lo cargado. No busco ser minimalista, el minimalismo me da asco, lo que yo quiero es ser clásico, pero actual. ¿Puedo conseguirlo? ¿Puedo aparecer en el siglo veintiuno y ser clásico? No sé, supongo que igualmente es inevitable que sea de este siglo, y no es algo que me preocupe, en realidad. No voy a esforzarme por ser moderno, pues eso, inevitablemente, es lo que seré. ¿Quién dijo eso? Me parece que Dalí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario