(Diario de adolescencia) 10 de mayo de 2015



Mañana de domingo en mi habitación. Son tan solo las siete y cuarto, pero ya he tramado todo lo que haré durante el día. No va a ser mucho. En una hora, iré a comprar el diario, tomaré un café en Nambu Tekki y, más tarde, a la una del mediodía, pediré algo de comida japonesa. Almorzaré solo, ya que toda mi familia se ha ido. Solo quedaré yo en Mataró. Mejor así: se me hará más fácil trabajar en los asuntos del colegio. La falta de tiempo para dedicar a la escritura es lo único que me preocupa, ahora mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario