(Segundo diario) Domingo, 16 de abril de 2017. Dosrius, Xcèntric, La Piazza



Hacía meses que no iba al bosque. Desde que mis abuelos dejaron de subir cada fin de semana a la finca familiar de Dosrius, todos hemos ido acostumbrándonos a que el bosque fuese un lugar con el que estuviéramos menos familiarizados. Cuando mi abuelo era más joven, mantenía los caminos de la finca libres de arbustos; las matas, más o menos podadas; las casas, limpias y ventiladas. Esta mañana, todo parecía más salvaje, menos civilizado. Esos sitios en que los hombres aún no hemos dejado nuestro rastro tienen una calidad muy propia. En Dosrius, hubo un tiempo en que mi familia tenía un pacto con la naturaleza. Ahora, sería difícil reconocer que alguna persona ha vivido aquí si no fuera por las dos casas que, pese a estar llenas de polvo y humedad, siguen levantándose entre pinos y encinas.
Por la tarde, voy a ver Let's Get Lost, dirigida por Bruce Weber, en el Xcèntric. ¿Cómo conocer a un artista, a un hombre? A través de las personas a quienes amó, pues claro. Pongo atención a ese momento en que Chet Baker dice que recomienda a sus hijos que descubran eso con que disfruten e intenten ser los mejores en ello. Un consejo por el estilo desarmaría a aquellos que buscan solo el beneficio económico de lo que hacen, quizá, pero ni se darían cuenta de que los han desarmado porque una pared de incomprensión los separa de quienes trabajan por vocación.
En el autobús de vuelta a Mataró, miro a través del cristal. Bueno, no miro a través de él: miro hacia el cristal, miro el reflejo de alguien que sube y que me observa sin que sea consciente de que sé que me está observando. En fin. Adoro ese engaño.
Ceno en La Piazza. ¿Por qué las pizzas llenan tanto? Habría preferido comer en casa, pero, si hubiera faltado a esta cena familiar, rápidamente me habría arrepentido. Ahora me arrepiento de haber venido porque estoy empachado. Tome las decisiones que tome, siempre sentiré remordimientos por las opciones que dejé de escoger; este sentimiento es un vicio, como obsesionarte por alguien a quien no le interesas lo más mínimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario