(Segundo diario) Miércoles, 12 de abril de 2017. Morrissey, la novela de folletín, el encierro



Termino de leer la Autobiografía de Morrissey. Este libro, a ratos, me ha puesto de mal humor. Una autobiografía así no tiene nada que ver con otras obras del mismo género como Mi lucha de Karl Ove Knausgård. Parece que todo lo que escribe Morrissey esté dictado por el resentimiento y el convencimiento de que nadie más que él tiene la razón; es algo odioso. Se explaya a lo largo de páginas y páginas a propósito de un juicio que perdió, repitiendo todo el rato lo mismo: que la acusación no sabía cómo defenderse a sí misma y que el juez prevaricó.
Vuelvo a ver algunos trozos de Sauve la vie (qui peut), dirigida por Godard. En un momento, un personaje recomienda a otro que escriba una novela de folletín: «Siempre había soñado con un relato por entregas.» El otro personaje responde: «Me parece que a la gente de aquí no le gustaría mucho.» Parafraseándolo, podríamos decir: «Me parece que a la gente de ahora no le gustaría mucho.» ¿La novela de folletín ha quedado en el pasado? Internet podría favorecer una obra por el estilo, publicando las entregas cada cierto tiempo. Hay algo que me llama mucho la atención en la idea de una novela así: la irreversibilidad (¿cómo corriges o suprimes fragmentos del texto si en parte ya ha sido publicado?), el conocimiento de la reacción del lector ante las entregas lanzadas…


Necesitaba estas vacaciones, estos días de encierro. Pululo por dentro de casa como si me pasease por un casco antiguo; leo de pie; abro ventanas; camino por el patio y miro las flores (fíjate, las de las glicinias ya han desaparecido). Salir a la calle se ha vuelto algo inusual: cuando tengo motivo para hacerlo, me pongo la chaqueta y los zapatos y canturreo o sonrío, porque ir al encuentro de la gente, de las plazas, de los coches y de la agitación de la ciudad se me antoja una novedad. Si de vez en cuando no hiciera esto, si de vez en cuando no me aislara físicamente, la vida social (en su sentido amplio, es decir, todo contacto con otro humano) se me haría insoportable. Es más: mi actitud sería insoportable para los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario