(Cine) Los adverbios y Hong Sang-soo





El título de la última película de Hong Sang-soo se ha traducido al inglés como Right now, wrong then. Al llevar la película a España, se ha optado por “Ahora sí, antes no”. Sin embargo, el juego entre esos adverbios temporales habría sido más sugerente si la distribuidora se hubiera decidido por la opción “Ahora sí, entonces no”.
Me explico: En el último trabajo del cineasta coreano, el mismo argumento se aprovecha por partida doble; El director de cine Ham Chunsu es invitado a la ciudad de Suwon para presentar una de sus películas e impartir una clase. Habiendo llegado con un día de adelanto, visita un palacio para matar el tiempo. En el santuario de su interior conocerá a Heejung, una artista que lleva abrigos manchados de pintura y vive con su madre. Así empieza el recorrido de esta pareja por las calles, cafeterías y restaurantes de la ciudad. Su trato es tan cordial que parecerían condenados a permanecer juntos, pero no es así. En sus charlas, él omite el detalle de que es un hombre casado y tiene dos hijos. Cuando el hecho se descubre, la reacción de la chica es tempestiva.
Hasta aquí se nos antojaría un largometraje en la línea de lo que ha venido haciendo Hong en las dos últimas décadas: Cineastas casados, adulterios, demasiado alcohol… Lo que es más novedoso en él es el uso de variaciones sobre un mismo tema. Mientras que las repeticiones en obras como “Mujer en la playa” aún podían extrañar, en “Ahora sí, antes no” aparecen integradas con naturalidad dentro de la sucesión de acontecimientos. Cuando ya ha pasado una hora desde el inicio de la película, el rótulo de fondo gris y título amarillo vuelve a aparecer y nos encontramos con la misma escena que en un principio: Ham en la entrada del palacio de Suwon.
Vuelve a conocer la pintora y proponerle tomar café. El desarrollo del enamoramiento, en esta ocasión, resultaría idéntico al anterior si no fuera por unas sutiles diferencias: Desde sus primeras conversaciones, notamos una mayor agresividad en el tono en que se hablan. Cuando el director de cine opina sobre sus pinturas, la critica por crear “para consolarte”, además de tacharla de demasiado “convencional”. La amabilidad de la primera parte se ha desvanecido, pero eso no significa que la situación tenga por qué ir de mal en peor.
Qué va, al contrario. La honestidad será lo que permita que la relación fluya con más pureza que en la ocasión anterior: “Debe de ser bonito ser tan sincero” le reconoce ella. Y es que, mientras el Ham de la primera parte se deshacía en halagos pretenciosos al ver la obra de Heejung, el Ham de ahora ―o entonces; ignoramos cuál de los dos adverbios es el correcto― le aconseja que sea más “atrevida”.
¿Deberíamos linchar al director de “Ahora sí, antes no” por moralizador? Esperemos un segundo: La clave está en el título. La clave para seguir apreciando el cine de Hong Sang-soo y no precipitarse. Existen dos versiones de la misma historia, con notables diferencias entre ellas. Entonces, ¿cuál de las dos correspondería al “ahora sí”, a la afirmación, al “ahora está bien”? ¿Y cuál al “wrong then”, “entonces no”? ¿Se trata de un “en ese momento del pasado, no” o de un “en ese momento del futuro, no”? La ambigüedad conduce los espectadores a tomar la sartén por el mango y encontrar la respuesta por ellos mismos. Al fin y al cabo, “Debemos vivir lo mejor que podamos…”, y es eso lo que nos lleva a definir lo que entendemos por moral o inmoral.

FOTOGRAMA DE "AHORA SÍ, ANTES NO", DIRIGIDA POR HONG SANG-SOO

También puedes leer esta nota en Cultura Colectiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario