(Artículo) El dios escrito entre comillas



En estos tiempos que corren y se corren encima de quienes los viven nos esforzamos en negar toda religión, toda suposición de hechos místicos que son de difícil descripción y clasificación. Intentamos ignorar aquellos que dicen que el final de nuestros días podría estar cerca o, con más frecuencia, nos reímos de ellos, tomándolos por locos escapados de algún manicomio, chiflados que no dañan a nadie. Es más, les damos el papel de bufones, que ya interpretan por voluntad propia.
Si un dios, o varios, realmente existiesen creo que se esconderían de los humanos. ¿Por qué? Pues porque para nosotros sería muy fácil reprocharles todos sus errores, la poca seguridad que ofrecen a los ciudadanos que ellos mismos modelaron y las catástrofes que llegan a permitir. Hasta, tal vez, si estos dioses hipotéticos de los que hablo hubiesen sido descubiertos en el siglo XIX, los franceses, en su afán de revolución, habrían organizado tropas con las que atacarlos o habrían montado una barricada con trastos viejos que recorriese todo el ecuador. También cabe la posibilidad de que les hubiesen cortado la cabeza, pero las guillotinas de entonces ya estaban demasiado ocupadas como para añadirles el peso de los cuellos de un puñado de criaturas celestiales. 
En el caso de que estos dioses fueran reales, se debería reconocer lo pésimo de su labor. Habrían sido imperfectos con su obra maestra, la única. Una creación basada en chapuzas, como la puesta de sol, tan desfigurada y de colores tan mal conjuntados, una aberración cromática que anuncia la despedida de algo aún más horroroso, excesivamente luminoso e irritante, sobre todo para los que disfrutamos teniendo la piel blanca como el folio de un mal escritor.
Por no hablar del ser humano, ¡oh, sí, diciendo esto voy a gozar como no podéis imaginároslo! Los supuestos dioses, tan vagos como sus propios hijos, habrían estado borrachos a la hora de dar forma a la parte inteligente y lúcida de su universo, porque, ¿vamos a discutirlo? Muchos de los de nuestra misma especie parecen haber sido calcados de las caricaturas de algún dibujante de segunda fila con puesto fijo en las Ramblas. Y, para dar la apariencia de que en realidad no inventaron tales seres, luego crearían hombres y mujeres de cuerpos ideales cincelados con gran destreza. Sin embargo, la cantidad de feos doblaría la de hermosos. 
Por otro lado estaría la lista de cosas que tampoco les salieron tan mal, como por ejemplo Umberto Eco o las playas nudistas mediterráneas (quizás en esto último me equivoco).
Si reflexiono con un poco más de profundidad acerca de este asunto, me doy cuenta de que el dios maldito y holgazán al que he estado criticando podría no ser ni un adulto ni un ente que lo supiera absolutamente todo: podría ser un niño. Un mocoso de siete u ocho años con caspa en el pelo y fango en la línea que separa la uña de la carne. Con sus dedos habría tocado nuestro planeta, tanto para construirlo como para a continuación causar desgracias en él. Hay críos muy repelentes en la Tierra, que primero suplican a sus padres que les compren una granja de hormigas para después llenarla de ellas e incendiarla. Entonces, también quien tuviera poder por encima del de reyes y poderosos podría ser esto. Un niño de nariz chata y mirada encandilada. Los curas se llevarían las manos a la cabeza de saberlo. 





ASTRONOMER BY CANDLELIGHT, de GERARD DOU

9 comentarios:

  1. Un articulo muy interesante por las ideas que aportas. He disfrutado con su lectura.
    @euro4lang

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, intenté fantasear lo más que pude y extraerle todo el jugo al asunto.

      Eliminar
  2. Para los curas, saber que su Dios es un niño sería aterradoramente irónico. De un modo menos obsceno, a mi también me ha resultado reveladora tu entrada, un buen punto de vista!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y más hipótesis que podría hacerse sobre este tema aún...

      Eliminar
  3. Un punto de vista bastante; rara y capaz que épica. No lo había visto de este modo... Pero tal vez, dios es solo un niño asustadizo y ajeno a que las acciones tienen siempre una consecuencia. Tal vez...
    ¡Un placer leerte! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto recibir comentarios como este. ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Creo que vas a ser un gran escritor en el futuro, pero de momento esto es soporífero. Busca la humildad, si es que eso es posible siendo tan joven.

    ResponderEliminar
  5. Interesante, preciso, elocuente, en fin, muy agradable.

    ResponderEliminar
  6. Muy Buen Blog !
    Los invito a visitar mi blog !
    http://geraldocapillo.blogspot.com/
    Gracias !

    ResponderEliminar