(Microcuento) Un manatí tartamudo



Puntualmente, a las ocho de la mañana, una mano sin brazo descubría detrás del cristal de la puerta una nota metálica que avisaba de que el local estaba abierto. Sobre esta entrada, un cartel anunciaba qué trataban allí. ‘Logopeda y psicólogo’. No había más.
Pasadas dos horas desde entonces entró el primer visitante. Este era un señor vestido con un traje refinado  y a la moda, que en lugar de caminar arrastraba sus zapatos de diseño por el suelo.
Si alguien hubiera mirado hacia su cabeza se habría quedado atónito. El que parecía un hombre tal vez un poco patoso y desmesuradamente corpulento en realidad era un manatí enfundado en prendas humanas, que respiraba con dificultad.
En cuando entró en el despacho del logopeda este le saludó tendiéndole la mano para a continuación hacer un análisis psicológico de su perfil, con total normalidad. ¿Quién era él para juzgar una bestia confundida?
 —Vamos a ver, ¿cuál cree que es su problema? —interrogó el profesional.
— ¡Iiip! Quisiera aprender a hablar como un human… ¡Iiip! Estoy harto de ser un manat… ¡Iiip!
            — Pero… usted es un manatí, no puede pretender ser lo que no es. Por más que se asfixie dentro de esas estrechas ropas nunca va a lograr cambiar de especie.
            —¡Iiip! ¡Iiip! No quiero que así sea, doctor. ¡Iiip! Mi sueño consiste en convertirme en persona.
            — ¿Y nadie le ha dicho nunca que eso es absurdo?
            —No, no que yo recuerde. ¡Iiip! —contestó el animal.
Le tuvo que asegurar una veintena de veces que era imposible convertirse en un humano siendo un manatí para que llegara a creérselo, además de darle tropecientos argumentos en su contra. Salió de la consulta llorando, inconsolable y con todavía más problemas en el habla. El siguiente cliente esperaba en el recibidor. Era un sauce llorón. Deseaba parecerse a un olmo inglés. 






DIÓGENES, de JEAN-LEÓN GÉRÔME

2 comentarios:

  1. Si alguien hubiera mirado hacia su cabeza se habría* quedado atónito.

    Muy buen blog, bien narrado y con esencia. Enhorabuena.

    ResponderEliminar