(Poema) Sobre la plenitud de la pluma


La estilográfica que supura
Sangre negra por su tráquea
Y da nombre a la magnificencia
De todo presuntuoso poeta.

Baña su hocico en un pozo de tinta,
De tinta colérica y embriagada.
Luego atiza al papel en blanco,
Al temible y pulcro papel en blanco.

Tú, que tantas inspiraciones me valiste,
Fuiste la guinda del pastel de mis poemas
Y la más perfumada de mi reino literario,
De arabescos trazos te colmabas…

Cerqué el plumier idóneo, que pudiese
Ceñirse a tus curvas y a tus alas profanas,
Contigo solo cincelaba la poética más hereje,
El verso que se amarra al excelso Fausto.

Con nada más que tu única presencia
Podía terminar eminente y extasiado.
Si algún día todo el universo se derrumba
Solo a ti te requiero entre mis manos. 

3 comentarios:

  1. El fin del mundo, con una pluma, para dejarlo todo por escrito.

    Brillante, muy buena idea...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  2. Con una pluma somos dioses que podemos cualquier cosa.

    ResponderEliminar
  3. 2012... y ya tenías claro lo que para tí representa el escribir. Tu congruencia es envidiable.

    ResponderEliminar