(Poema) Vaivén de tramas

Ya agoté todos los tomos,
Que guarnecían mi sacudida estantería.
Viví hazañas impensables, orgasmos celestinos,
Fui carne para perros, y vino para monarcas.

Me codeé con la realeza francesa,
Y fui sucia negra desnuda.
Ahora ya nada hay por pena
Para mi extenuada y estéril mente.

Pero mi sed no ha saciado al completo,
Y aún más quiero experimentar.
Deseo ver los muslos de una emperatriz,
Y también pervertir a un vulgar felino.

Un poeta solo rasguea sus grandes versos
Cuando las musas penetran en su alcoba
Y lo perfuman de la manera más delicada
Con el polvo de la divina y excelsa Belleza.

2 comentarios: