(Anotaciones y Fósforos) Octubre de dos mil doce



I

Las ideas son infinitas, la falta de estas es
una mera excusa para no poner manos a la obra.

II

Hay casos de docentes que se las dan de artistas por trabajar con las manos y saber trazar cinco esferas consecutivas, ¡malditos pedantes! ¡Lo único de bohemios que tienen son sus sueldos!
Piden que dé rienda suelta a mi imaginación (ésta es libre desde que tuve uso de la razón) y más tarde imponen absurdos criterios a seguir, es como ataviarse un corsé y no reprimir la barriga.

-Interprétese en singular.

III

Opta por no reír tanto, y guarda en tu bolsillo tus patéticas carcajadas, van a serte necesarias en un futuro próximo.

IV

Hoy he advertido más miradas hostiles por parte de maestros que de costumbre. Parece ser que no les agrada el arte de provocar, aunque poco se puede polemizar con mis mocosos compañeros de celda.

V

La historia del cristianismo es la ética contada a párvulos.

VI

Sería gracioso ver desfilar a una prostituta por una iglesia, deduzco que sus confesiones serían muy orales.

VII

Hay dos suertes de travestidos: los artísticos y los enfermos.

VIII

Una decena de personas me han saludado por la calle esta mañana, y la mitad de estas me era completamente desconocida.

IX

Comparo la literatura de excelente calidad con las matemáticas y el orgasmo: debe suponer un reto para el lector, un problema que necesita una solución, como en el cálculo se ha de meditar sobre las cifras planteadas, ninguna en vana posición. A la vez también debe ser tan placentero o aún más que el orgasmo, que haga al lector estremecerse de gozo.

X

La felicidad consiste en desentenderse de la melancolía, el desasosiego y la ira.

XI

Los ‘intentos de suicidio’ no existen si uno realmente quiere matarse.  

XII

Los principios del holgazán se basan en desperdiciar el valioso tiempo.

XIII

Crear cosas bellas no debería ser el propósito de todo artista, sino su obligación.



XIV

El silencio lo componen las palabras que no tuvieron lugar en este mundo.

XV

Cuando el crío atiza a otro crío dicen que es un crío.
Cuando el hombre atiza a otro hombre dicen que es impulsivo.
Cuando el anciano atiza a otro anciano dicen que es patético.

XVI

Hoy, organizando unos archivadores de escritos, he encontrado el artículo de mi bitácora; ‘SÁBADO EXTRAORDINARIO DE MI VIDA’. ¿Cómo pude llegar a sufrir tanto por un orificio tan diminuto como es el de la oreja?

XVII

La cosmética ocasionalmente ayuda a exaltar la fealdad de las damas imperfectas, llegando hasta el mismo extremo del mamarrachismo.

XVIII

Creces hasta los treinta años, y en algún instante de tu tercera década de vida te das cuenta de que has empezado a envejecer.

XIX

Me saca de quicio de algunos obesos llamen ‘gordinflones’ a otros obesos.

XX

Si con mis poemas no puedo escandalizar no voy ni a desperdiciar más tiempo en escribirlos.

XXI

Todo lo que se había de decir ya se ha dicho. Sin embargo, el menester de nuestra generación consiste en repetirlo, porque en aquella época habían muchísimos sordos sueltos.

XXII

No estoy seguro de si hoy he visto a una mujer o a un travestido.

XXIII

Nunca llegaré a comprender porqué se valora tanto la naturalidad.
¿Es que acaso la tensión no es tan, o más, admirable?

XXIV

Crear cosas bellas no debería ser el propósito de todo artista, debería ser su obligación.

XXV

¿Qué es el dandi? Es todo lo opuesto a lo que hoy se muestra en la televisión. 


___________________________________________________________


Anotaciones y fósforos es una recopilación de ideas, anotaciones, esbozos, meditaciones y pensamientos de publicación mensual en Inquietudes Malditas por Xavier Sirés.

___________________________________________________________



(Poema) El gato sigiloso


Cabizbajo a perpetuidad.
Él parece lamentarse en profundo
Por esta vida de graves tragedias
Y eterno silencio, enigmático si mas no.

Sus ojos desvelan melancolía,
¿Cuál debo ser su gran desdicha?
Y, a cámara lenta, suspira y teme
Que la llama de su alma sucumba.

Su paso era a duras penas apreciable,
Solo un áspero taconeo de garras en mármol.
Ni vocales ni consonantes recitaba,
Era el gato sigiloso del que nunca se habla.