(Artículo) Nostalgia de tierras lejanas




El hombre sentado a mi lado está dando cuenta, o mejor dicho; devorando, una bomba de relojería a modo de sándwich, o tal vez un sándwich a modo de bomba de relojería. Es uno de esos bocadillos que sirven de almuerzo o cena en los trayectos con avión, y sí, respondiendo a sus posibles dudas afirmo que estoy en un aeropuerto, esperando al embarque. Preparado para mi regreso a la Rosa de Fuego, mi amada metrópolis. Ahora mismo estoy en Moscú, esa ciudad que en lugar de andenes en el subsuelo tiene palacios y que arropó al grandioso Pushkin durante toda su vida. En un principio realizar este viaje no me hacía ni pizca de gracia, y es que consideraba Rusia como la nación que engendró a Dostoievski, santo de mi devoción, y no hay más. Y ahora me duele despedirme de este país, someterme una vez más a Cataluña, aunque la ame desde lo más hondo de mi corazón, y volver a la rutina, a los conocidos de siempre, a las calles pavimentadas de distinta manera, a los ‘Gracias’ en lugar de los ‘Spasibo’, y a una interminable enumeración de cosas por las que aún no me siento preparado para tornar. No me veo capaz de tomar ese vuelo y sumirme de nuevo en la rutina que llevo empleando desde que nací, pero sé a ciencia cierta que hay cosas inexorables, y podríamos catalogar a esta como tal.
Echaré de menos patear las calles peterburguesas y contemplar la deliciosa catedral con complejo de tarta de la moscovita Plaza Roja, pero siempre que rememore esos esplendorosos momentos prometo dibujar una sonrisa en mi lívido rostro, de comisura a comisura. Debe ser así.

3 comentarios:

  1. Nadie dice que estemos obligados a regresar allí donde no estamos a gusto. El lugar en el mundo es donde más cómodo nos sintamos (ya sea la propia casa, la ajena o algún otro omphalo...)

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  2. No pertenecemos al lugar que nos vio nacer sino al lugar que nos vio ser felices, Lo peor que puede haber en la vida de una persona es estar sometido a la rutina.

    Un saludo =)

    ResponderEliminar
  3. ¿Quién dice que no vas a volver? El día menos pensado lo harás y quizás, decidas quedarte un tiempo que tal vez te parezca relativamente corto (si la experiencia sigue buenamente su curso). Un saludo.

    ResponderEliminar