Mis más recientes creaciones

¿Qué debe hacer este lord los sábados por la mañana? Os preguntaréis algunos de vosotros, y no, no me paso el sábado por la mañana durmiendo como cerdos mediocres, no, yo trabajo. Trabajo para ganar experiencia. Cada sábado por la mañana voy a clases de arte con Laura. Dos alumnos junto a un genio del arte, Marga Riera. Toda una artista. Vengo a presentaros mis creaciones más recientes, la mayoría son versiones muy maquilladas de obras bastante conocidas como de Van Gogh, o Del Bosque... Comprobadlo vosotros mismos;





El garbanzo que creció





Y el niño creció y creció hasta ser tan grande como el sol. Para ese entonces ya había aplastado a la humanidad.

La limitación de lo imposible

La tarde cayó y las estrellas enfundaron el cielo sobre el campo de girasoles.
-¡Es imposible!- expresó Antonieta.
-No, no es imposible. Lo imposible es ponerte unos límites que en realidad no existen.- respondió el príncipe azul.

Por; Xavier Sirés.

Ella

Yo, Xavier Sirés, estoy escribiendo una novela. Sí, una novela. Con sus tres sílabas concentradas en seis letras. Una NOVELA. Parece que yo, que sólo escribo mierdas reflexiones pésimas en mi blog no sea capaz de escribir una novela mínimamente bien, yo tampoco lo creo, pero prefiero que juzguéis vosotros, ¡adelante!;

El tiempo cerrará las heridas del pasado

Comenzaré por dar motivos, impulsos, como queráis llamarlo, por los que publico esta crónica. ¿Tal vez porque os tengo muy dejados de lado, mis queridos seguidores? ¿Tal vez porque no quiero perderos? ¿Tal vez a causa de que preciso contar esto a alguien como cura de mi cotillatitis?
Esta podría ser la historia de mi vida, oh, no, la de mi vida no, tampoco debo exagerar, la historia de la amistad. Sí, mejor, la historia de la amistad, si hasta tiene gancho. Laaaa histoooriaa deeee laaa amistaaaad. Sí, pues tal, os dejo con mi particular historia de la amistad. Basada en mi atrayente vida. ¡Ah! ¡Por cierto! Lo escribiré muy informalmente, os lo digo para que no penséis que escribo tan mal como la mierda que voy a redactar.
Ahora sí, venga, aquí está;                     
Todo empezó hace unos 9 años, talvez 8. Yo aún no sabía discernir lo bueno de lo malo, ¡coño!, ¡si es que sólo tenía 4 años! Pero si de algo sabía era de tener amigos. Cosa que me faltaba últimamente. Los pasados dos cursos (P3, P4) se habían esfumado y ahora tocaba el último, P5. Durante esos anteriores dos años había entablado una maravillosa amistad con Alba, Joseph, Alberto y… ya esta. Éramos amiguísimos, siempre jugando juntos; preferiblemente al pillapilla, ¡espera!, ¡nada de preferiblemente!, ¡éramos unos putos viciados al pillapilla!, ¡nos pasábamos el día jugando al jodido juego! Al empezar P5, el primer día, yo estaba muy nervioso, como todos. Al entrar a la clase me extrañé, había algo raro. Algo no iba bien. ¡Ah! Alberto estaba con un grupo de comemocos en la parte norte de la clase, Joseph con los frikis del fútbol en la parte oeste y Alba en la parte este con las DisneyChanneladas chicas. ¡¿Qué coño?! Yo me dirigí hacia la mesa de la Alba para saber que estaba ocurriendo. Me estremecí, me cagué, lo podría decir de mil formas, pero no tuve los cojones necesarios para preguntarle, todas esas chicas con coletas y dientes de leche me asustaban. Me senté en una silla azulada, en la parte sur de la clase, también se podría conocer como la parte de los muñecos olvidados; de los niños que nadie quiso aceptar. Todo cambió al cabo de unos días, semanas, meses, no me acuerdo. Cuando un día a la hora del patio apareció Alicia. Una majísima chica de pelo rizado y moreno con un muñeco en la mano. Me ofreció jugar con ella. Empezamos a bailar con su muñeco y nos divertimos muñecos. En un abrir y cerrar de ojos ya éramos lo que ahora se podría decir Befes. Al pasar los meses fuimos jugando a juegos hasta que los agotamos todos. Sí, sí, los agotamos todos. Además, yo nunca he sido mucho de jugar, para mí era algo que hacía en vano, inútilmente. Necesitaba encontrar alguna forma de satisfacer a alguien u obtener algo a cambio para poder jugar tranquilamente. Entonces apareció el malvado Bruixot sense cara (Brujo sin rostro). Este malvado hombre fue quien más nos unió. ¿Quién diría que me podría deshacer de él como he hecho? ¿Y de mis ocellets? Bueno, os explicaré paso a paso.
Mi gran necesidad de jugar a algo con fundamentos me llevó a crear un juego. En él, sólo éramos yo y la Alicia. Cada uno de los dos tenía un pajarito con el que compartíamos todo, esos pajaritos eran como nuestros Sanchos Manzas. Jugábamos con ellos cada día, a todas horas, hablábamos con ellos y todo. Hasta cuando no estábamos en clase, en nuestras casas, nos los imaginábamos y eran nuestros amigos, quizás fue la necesidad de tener un amigo cerca la que me conllevó a crear estos caracteres. Al paso del tiempo apareció el Bruixot Sense Cara, un villano como cualquier otro, en este caso, yo me lo imaginaba como Lord Voldemort en la primera parte de Harry Potter, con el rostro tapado. Sí, uno de los mayores personajes que han inundado mi vida ha sido una imitación de Lord Voldemort. Pero bueno. Las horas, los días, las semanas, los meses, los años siguientes prosiguieron con estos personajes a nuestros lados. El Bruixot sense cara haciendo de las suyas mientras que yo, Alicia y los pajaritos le parábamos los pies. Creo que fue uno de los últimos días de curso de sexto o quinto, cuando yo y Alicia creímos conveniente encerrar para siempre a este señor en la oscuridad. Y así se hizo, a partir de ese día, yo y ella matamos a el Bruixot sense Cara, salvamos a la humanidad. Siempre me ha calido poner un punto y final a las cosas, o darles un concreto inicio, nunca me ha gustado la idea de hacer las cosas a lo largo; las cosas o se hacen en un momento concreto o no se hacen. Para mí.
Luego, a 1r ESO, nos distanciamos, ¡que digo!, ya nos habíamos distanciado a 5º ya que los putos profesores no me habían dejado ir con Alicia a la misma clase y eso nos permitió una punzante separación el uno del otro. Yo me fui a jugar con un americano y un sudamericano muy majos y ella se fue a jugar con un chico rellenito y una chica con bigote. 1r ESO puso fin a nuestra ya vulnerable amistad. -Uff… que cansado estoy, voy a beber un poco de agua y ahora vuelvo.-
Ya estoy aquí, haber, por donde iba… ¡ah! ¡Si! ¡1º de ESO! Pues como os decía, a 1º de ESO nos separamos aún más. Pasamos de ser amigos inseparables, a ser amigos, y finalmente éramos como dos desconocidos que alguna vez habían charlado.
Fue al octubre-noviembre de ese 2010 cuando una aguja oronda llamada Óscar hizo estallar el globo que era la amistad de Alicia y yo. Óscar era, por de alguna manera decirlo, una bola con dos palos incrustados en la parte inferior de su cuerpo que le permitían caminar. Para aquel entonces, yo era algo como él, aunque un poco más desinflado. Yo y Óscar habíamos empezado siendo buenos amigos, después había llegado Laura, y como se dice, tres son multitud.
Nos habíamos hecho muy amigos y sobretodo Laura y yo principiábamos a tener una agradable y fuerte amistad. Óscar, empezaba a sentirse receloso por que le debía parecer que yo le caía más bien a Laura. Con la excusa de que se había roto la pierna o algo así empezó a separarnos a mí y a Laura. <- No os diré explicaciones de esto ya que son largas y innecesarias, solamente creedme.
A la sazón, un día, él y yo empezamos a insultarnos brutalmente. Acabamos enfadados.
Parece ser que dicha bola con patas no había contado a Alicia nunca lo de nuestros enfados y creyó el muy estúpido que el mejor momento para contarlo era durante una excursión al Zoo de Barcelona.
Ese día estábamos comiendo cuando Alicia se acercó a mí y me dijo;
-Tú has insultat a l’Oscar? (¿Tu has insultado al Oscar?)-
-Sí.- Respondí. Uno de los mayores errores de mi vida. Debería haber mentido.
Seguidamente nos picamos como nunca antes lo habíamos hecho. Yo pensaba que ese era uno de esos enfados de dos días, pero no, no fue así.
Los días pasaron, después también pasaron los meses, y nosotros seguíamos enfadados. Alguna vez por semana intercambiábamos opiniones, nunca mejor dicho. Él decía ‘chupachup’, yo le decía ‘vaca’. Por cosas nuestras.
La semana que viene, o talvez la otra, hará un año de eso. Nunca nos hemos pedido perdón. Pero como dice el título, parece que las heridas del pasado están cesando ya que hace septenarios que al estar en la misma aula de materia optativa hablamos y en ciertos momentos, intercambiamos risas y nostálgicos recuerdos. ¿Creéis que la amistad de hace tiempo volverá? Yo creo que nunca volveremos a ser tan amigos como antes. Aunque claro, la vida consiste en eso. Nosotros vamos caminando y encontrando gente, y a la vez, dejando gente por el camino. Es lo inevitable.







-Hay dos cosas que no se pueden triar en la vida de uno; una cosa son la familia, otra los enemigos- (El Tren de Medianoche, Carlos Ruiz Zafón). 




Infierno, realidad, infierno, realidad...

Hoy he venido pensando en el infierno después de una semana sintiéndome como en él, ¡exacto!, ¿porque buscamos siempre huir del infierno, en el cual no creo, si viene a ser como la vida misma? Haber... todos cuando pensamos en infierno pensamos en el prototipo de mucha llamita y tíos con patas de cabra dando latigazos a hombres pecaminosos. Es un poco irreal que el infierno sea como se dice. Es demasiado.. de cuento. Tal vez al principio hubiera una idea de infierno más normal que la gente ha ido, al paso del tiempo, hiperbolizando. Pero, si reflexionamos, ¡el infierno es como la vida misma!, quiero decir que tiene los mismos factores, no se como explicároslos con claridad, sinceramente, pero además, es muy difícil de explicar; entonces, os lo resumo, yo creo que el infierno es lo que actualmente vivimos; con tanto drama que se vive en la realidad como los recientes acontecimientos en Noruega y semejantes. También desearía añadir que, no soy católico, ni siquiera cristiano practicante, no creo en el cielo, pero en el extremo caso de que existiera, no me sentiría bien yendo a él, es un sitio que según define la iglesia es ''perfecto'', la ''perfección'' no existe, pero vamos, lo que ella diga. Bueeeeeeno, ya he pagado mi parte del trato con vosotros posteando algo por semana, aunque sea una soberana mierda, no quiero aburriros.



XS

¿Perdón?

Perdón, perdón, perdón, Perdón, perdón, perdón, Perdón, perdón, perdón, Perdón, perdón, perdón, ¿Cuántas veces debo haber pedido perdón en toda mi vida? Algunas veces en vano, otras con el corazón, pero ¿Cuántas veces? ¿Más que los kilos de bótox que se ha implantado Carmen de Mairena en cuerpo? A veces somos nosotros los que recibimos las disculpas y nos regocijamos en ellos como cerdos en el fango, nos gusta mucho recibir disculpas, darlas... ya menos... También hay veces que recibimos un ‘’Te Perdono’’ sin haber dicho ‘’ ¿Me perdonas?’’ En esta ocasión podemos o bien aceptar las disculpas y quedarnos internamente fastidiados o decir ‘’En todo caso te perdonaré yo, chaval’’. Volviendo a hablar de cuando pedimos perdón, el miedo que sentimos en cuanto lo pedimos es a que nos digan ‘’No, no te perdono, eres un imbécil y acabas de quedar mal’’ o la felicidad a que nos digan ‘’Esperaba que dijeras eso, ¡SI!’’ Yuhuuuu.

Con un 25% de cariño y un 75% de experiencia,
XS

Cha cha cha changes...

Parafraseando a Bowie en ''Changes'' y traduciéndola; ca ca ca ca cambios, ¿porqué son tan necesarios? ¿porque tantas veces tenemos ansiedad de dar un cambio radical en nuestra vida? ¿porqué nos arrepentimos del pasado? ¿es necesario tener tan poca nostalgia y tanto complejo? Creo que siempre necesitamos cambiar un poco, pero siempre mantener nuestras raíces. ''Cambiar o morir'' decía el título del libro de Alan Deutschman el cual no me he leído, pero bueno. En la adolescencia creo que es cuando, más o menos, moldeamos nuestra propia personalidad; algunas más insólitas que otras, o ordinarias, del montón, aunque siempre con algo que las diferencia. Con esto no quiero decir que en la adultez ya sea imposible cambiar, todo cuanto desees es posible, solo hace falta un poco de ambición. 
Os dejo la canción Changes de Bowie para que reflexionéis sobre ello mientras la escucháis;

Almas gemelas...

Almas gemelas, también llamadas medias naranjas, mucha gente dice tener una... en fin... necios... pero no entraré en detalles, no quiero ofender ya que yo tolero a toda la gente.. pero sinceramente... sinceramente... ¡es una tontería! Creo a eso de los años 70 o 80 tal vez, como cualquier cosa durante sus años recientes a su invención podía ser verdad.. pero me parece 1º una cursilada 2º una estupidez. Creo que para que una relación funcione uno tiene que ser distinto al otro, si los dos son ''almas gemelas''; nunca debatirán temas con suficiente énfasis, su relación será compuesta por un vómito arco iris, y muchísimas tonterías más. Sin más ni menos, por ejemplo, la pareja esa de cursis amariposados que sale en Shin Chan.. esos que se ponen una camisa verde con medio corazón en cada lado... no entraré en detalles. Para que una pareja triunfe necesita haber diferencias entre los componentes. Sea chico+chica, chico+chico, chica+chica o chic@+animal (<-Espero que esto nunca suceda).


¿Masoquismo Social?

La última semana he sufrido un sentimiento que siempre he tenido en mi interior, pero he ido reprimiendo, aunque esta semana ha florecido. Se trata de algo que se podría definir como ''masoquismo social''. ¿En que consiste este asqueroso y marginal sentimiento? Sencillamente, en picarme con el primero que me encuentro con el fin de que se enfade conmigo y sentirme mejor, aunque el resultado no logra vislumbrar la luz. De una forma más explícita podría decir que lo que pasó es que yo, después de una tarde de paseos infinitos y monótonos por Mataró con unas amigas (M,C&N), me sentía malhumorado vanamente y exhausto. Se ve que Malhumor en balde+ Exhausto= Masoquismo Social, mejor voy al grano, lo que pasó es que yo entré como día ordinario y cualquiera a mis cuentas de Twitter, Youtube, Facebook y Messenger. Después de saludar a varios amigos y revisar notificaciones de Facebook, Twitter etc... Revisé el ''Canal de noticias'' de Facebook, o mejor dicho ''Canal de cotilleo''. En los últimos párrafos encontré un mensaje de una amiga a la que llamaré I al muro de una persona que resultaba ser mi mejor amiga. En ella exponía un breve mensaje en el que decía ''Titi cuan estiguis obram o algu,per parla de demà,aquina hora vens i tal! Tkieroooooo'' (Titi, cuando estés ábreme o algo, para hablar sobre mañana, a que hora vienes y tal!), entonces, piqué el anzuelo de la duda, ¿Como podía haber quedado mi mejor amiga con I si mañana iba a quedar conmigo? Ante esto, le abrí el Messenger poniéndole delante suyo una pregunta que respondería a mis preocupaciones ‘‘¿mañana a que hora habíamos quedado?, a lo que ella contestó con un ''No creo que pueda quedar'' y un largo etcétera dándome la explicación que yo me esperaba. Ante aquella falta de organización social y que desordenaría mi ritmo de agenda social empecé con un leve ''Joder tío'' seguido de mensajes  cada vez más y más elevados niveles de ira. En definitiva, acabó con mi mejor amiga enojada conmigo causa que por mi culpa una muy buena amiga suya se había puesto en su contra y todo lo que le dije. Lo que me hace flipar más es que además disfruté un poco con la situación, a lo que pasó lentamente a una preocupación por haber perdido una parte importante de la vida. Llegué a la conclusión que la gente sale y entra en nuestras vidas de súbito y repentinamente, la vida es así, la vida es efímera-.

En busca de mi personalidad.

En mi día a día me pregunto si yo soy una persona con mucha personalidad o un vulgar hipócrita que es la sombra de algún artista verdadero, (algo que espero nunca ser). Mi transición de niño ordinario a adulto extravagante ya ha empezado, todo empezó hace muchísimos meses mientras que ahora sigue. Y a los 18 años... a los 18 años la gente sabrá quien soy :D

¿La muerte debe tener algún significado?

La pregunta del título no acostumbro a planteármela, sinceramente, nunca me la he planteado, si que muchas veces he meditado y reflexionado sobre el significado de la vida y la muerte pero, siempre me ha quedado esa duda que me corroe por dentro, ¿vivimos en balde y habremos muerto en balde? ¿Debemos encontrarle algún significado a nuestras vidas o simplemente es una imposición con actitud de vanidad? Desde mi punto de vista; la vida, en si, no tiene significado, NOSOTROS somos quienes le damos el significado.

KISS, ese grupo tan heavy...

Hay algunos grupos de música o cantantes solistas que entran en mi corazón con mucha fuerza, tanto ellos, como su música, como su personalidad, igual que Bowie, KISS es un grupo de los que cogiendo un arco y con buena puntería consiguieron entrar en mi corazón y esque ese grupo de sangriento metal tan revolucionario y rebelde me ha empezado a gustar. Es un ejemplo de que no hace falta reactualizarse para volver a triunfar una y otra vez. Os recomiendo escuchar su música, es música de dioses.

¿Miedo a la muerte?

Aún recuerdo tantas noches en mi inocente infancia en las que echaba a llorar por miedo al día en el que me toque dejar de vivir. Tantas lágrimas en las que se podía observar inconcientemente tanto miedo. Al paso del tiempo he aprendido a no temer al tiempo y a saber que el día en que mi muerte llegue será porque mi vida debe ser así. No soy una persona creyente, eso que os quede claro, no confío en que haya una fuerza superior que nos guíe, soy más de teorías científicas, aunque me apasiona los relatos de la Biblia, son textos tan bien redactados...
No se porqué hay científicos que intentan inventar una fórmula, un medicamento, un tratamiento, una dieta, lo que sea, para luchar contra la muerte, si tenemos que asimilar que algún día nos llegará, De una forma u otra. Aunque de algo estoy completamente seguro, nosotros mismos moldeamos nuestra muerte; en lo que comemos, en cuanto deporte realizamos, en el estrés que nos invade el cuerpo... ¡en todo!
Miles de filósofos han intentado descubrir al paso del tiempo un modelo de vida a seguir para poder alcanzar una larga y duradera vida, y todos se han quedado en el intento. Puede que en el futuro se logre descubrir un patrón que nos ayude a fortalecer nuestras vidas y a que sean más perennes. Aunque algo se ha de tener presente, a todos nos llegará nuestro momento.